“Tanto obreros como historiadores nos vemos convocados a repensar”

Pablo_Pozzi

 

 

 

 

 

 


Por Pablo Pozzi*

La verdad es que la tuve que ver varias veces… porque me emocioné, lloré recordando al Goyo Flores, y hasta me estremecí con las voces de la clase obrera de pié. Me gustó mucho, pero mucho. Y como me han pedido un comentario quiero respetar la opinión de los compañeros protagonistas y, a pesar del oficio y de las desviaciones del historiador, compartir mis reacciones más que debatir o analizar.

Me impactaron tantas pero tantas cosas.  Quizás lo que más me llamó la atención (sobre todo porque me había “olvidado”) es la alegría de los obreros en lucha. Ahí estaban los de SITRAC, con la fábrica tomada, a punto de ser reprimidos, amenazados de muerte, todos sonrientes, felices, con un contento que solo puede brotar (creo yo) de sentir el poder la clase y la dignidad como obrero, como parece decir Susana Fiorito. O los de Astilleros marchando en lo que parece ser una alegría de fiesta proletaria.

También me impactó la disposición a luchar, la decisión, y el sentido del humor. Por ejemplo, el Goyo Flores diciendo: “Los rehenes están calentitos, con café, con güisky, y nosotros nos cagamos de frio”. O cuando Susana Fiorito recuerda al obrero que le dice: “Mirá que fierazo que es ese Trotsky”. O el Coco Luna cuando señala que  “por cada uno que caiga vamos a tirar cuatro gringos de arriba”, mientras Goyo recuerda que pensó “si acá reprimen, esto vuela todo”.

Por otro lado, todos ellos reflejan la dureza de la explotación, y esas cosas que no aparecen nunca en los libros de historia. Por ejemplo, cuando Paez recuerda al obrero de Forja (Nacuzzi) que dice, como efecto de la insalubridad del trabajo: “No se nos para compañeros”. O los obreros de Astilleros con sus cánticos de que “no sea un matadero”. ¿Eran violentos? En realidad los violentos eran los burgueses que les importaba tan poco el ser humano que lo destruyen a cambio de mayores ganancias.

Me gustó que la película no es sectaria. Están todos y todas las tendencias del SITRAC-SITRAM y de Astilleros. Cada uno con su balance, y cada uno, como dice Fiorito, “enfrentando estrategias” y sin escatimar críticas. Pero además que está muy bien hecha, que es ágil, que no pierde interés y que no resulta aburrida ni un minuto, es muy humana desde el principio cuando Goyo Flores se muestra con el gato, o hacia el final con el Negro Montes y su perro Tito. Son, y fueron, seres humanos normales, orgullosos de ser obreros y dispuestos a hacer un balance político y también humano. Al decir de Oscar Bonatto: “Me ayudó quizás como individuo”. O cuando el Goyo Flores señala que: “No la veíamos ni cuadrada, la veíamos más o menos”. Todo mientras uno de nuestros supuestos “próceres” democráticos, Ricardo Balbín, frente a la posibilidad de golpe de estado dice: “Yo creo en las instituciones”.

En síntesis, este es un documental para pensar, para formar, para discutir y debatir. Como dice Susana Fiorito sobre las experiencias del clasismo: “No son posibles de ser apoderadas individualmente. No sirve recordar para mí. Uno lo guarda para otro momento. Que los obreros se apoderen de ella, hay una experiencia… debe ser conservada y transferida”. El cierre de Flores y de Montes es central al balance de esa experiencia, que deberán discutir, pensar y llevar a la práctica los obreros clasistas del hoy. Los de hoy no son los mismos del ayer, el momento es distinto, pero tienen la ventaja de poder nutrirse y “apoderarse” de la experiencia que todos estos seres humanos, tan dignos y tan normales, tratan de transmitirnos. ¿Podemos aprender de ellos? Absolutamente. Tanto obreros como historiadores nos vemos convocados a repensar y a ver cómo hacemos para nutrirnos de esta experiencia que es de todos nosotros.

……….

* (Historiador, autor del libro “Los setentistas. Izquierda y clase obrera: 1969-1976”, “Historias del PRT-ERP”)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *